d

Cartas amorosas a

Beatriz del Carmen

30 de enero de 2012

 
 

Cuevas: amor y rebeldía

Por Alejandro González
En su libro Arte y artistas del siglo XX (Conaculta, México, 2000, el crítico Jorge Alberto Manrique apunta: “lo expresivo con sentido dramático, que tantos antecedentes cercanos y remotos tiene en la pintura mexicana y en la española, encuentra una nueva manera y una nueva actualidad en artistas como José Luis Cuevas, como Gironella, Corzas, y Rafael Coronel.
(…) José Luis Cuevas se ha significado siempre por la extraordinaria calidad de su dibujo, a veces infinitamente tierno, a veces brutalmente violento, así puede, en una obra de tenaz disección artística, mostrarnos las entrañas del mundo, de esa realidad frente a la cual tiene una desconfianza definitiva.”
Se ha autodefinido como dibujante, pero su obra abarca la pintura y la escultura. También ha destacado como ilustrador de autores como Quevedo y Kafka, y como autor en libros como Gato Macho (FCE, México, 1994) y en la columna “Cuevario”, que publicó durante 13 años en diferentes periódicos, y que ahora continúa en la página de Internet del Museo José Luis Cuevas, fundado en 1992 y cuya directiva encabeza su esposa Beatriz del Carmen Cuevas desde 2005.
El Museo, ubicado en el Centro Histórico, donde el Maestro nació en 1934, aloja no sólo una parte fundamental de su obra sino una magnífica colección de arte, principalmente latinoamericano, que el artista había reunido desde los setenta ya con la intención de crear el recinto – cuenta Beatriz del Carmen, en el sitio virtual.
(…) Nueva era le envió un cuestionario en torno de su producción, su trayectoria e ideas. Amablemente accedió a responder por escrito a ocho preguntas. A continuación reproduzco el resultado.
Más de 60 años de creación, ¿qué reflexión puede hacer sobre esa trayectoria tan exitosa como controvertida?
Que siempre he sido un artista plástico con éxito, de lo cual estoy agradecido a la vida.
¿Cuáles han sido los temas recurrentes y los motivos principales de su producción?
Los temas recurrentes en mi obra son el amor, en todos los niveles, a la vida, a las mujeres, a mis amigos… y la rebeldía a las normas que le impiden al artista su libertad de expresión.
¿Qué opina hoy, con cierta perspectiva, de la Generación La Ruptura, de la que usted ha formado parte destacada? 
La Ruptura reunió artistas mexicanos y fue de enorme importancia, sobre todo cuando La Ruptura tuvo como su gran primordial el Mural Efímero que se presentó a un inmenso público. En algún momento declaré: La Ruptura fuí yo definitivamente. El que más hablaba, de manera que pude manifestar mi repudio por una escuela de pintura que ya estaba anquilosada.

¿Qué tanta dosis de verdad y qué tanta de ficción hay en sus escritos autobiográficos?
Debo decir, en relación a mi trabajo escrito, que es mucho, y son varios libros en los que he manifestado, que todo lo dicho por mí en infinidad de conferencias y muchos textos, es absolutamente verdad. No tengo imaginación de escritor y todo aquello en que he empleado la palabra es absolutamente verídico.
Qué hace ahora, ¿Qué pinta?
Como siempre, desde que descubrí mi vocación cuando era apenas un niño. No hay día que pase sin haber creado algo. Mi esposa Beatriz del Carmen Cuevas ha sido una persona que interviene en mi trabajo creativo, ya que es ella ante todo una colaboradora, y como una vez lo dije en una entrevista, ella ha puesto el color, que para mí es el amor.
¿Qué es el arte para usted?
El arte es por y para lo que he vivido y vivo.
¿Cómo le gustaría ser recordado?
Como un artista trascendente que ha contribuido para aportar obras creadoras al mundo.
¿Qué futuro tiene trazado para el Museo José Luis Cuevas?
Los proyectos son muchos. Beatriz del Carmen, genera siempre ideas novedosas y que el museo siga siendo un centro de cultura en el que suceden cosas siempre estimulantes.
                                                     Una risa,
                                                     como un aullido
                                                     Desde el fondo del tiempo
                                                     Desde el fondo del niño
                                                     Cada día
                                                     José Luis dibuja nuestra herida.
                                                    
                                                                                              Nueva era
                                                                                                          (Número L)

 

 

Esta Semana     Archivo    Museo JLC   Sitio Oficial JLC  

Diseño y Prog. Abraxas